Cataratas de Iguazú

Cataratas de Iguazú

Las cataratas de Iguazú son uno de los sitios más entrañables de América del Sur y que, sin duda, debes de incluir en un viaje, ya sea por Argentina o Brasil. A continuación, te hablamos más sobre este increíble destino:

Si tienes entre 4 y 7 días, además de cubrir lo básico, podrás enriquecer tu viaje con los tours y actividades que tengan que ver con tu perfil: compras, viajes con niños, ecoturismo, un segundo día en el parque argentino o simplemente disfrutar de tu hotel resort.

¿Cómo moverse por las Cataratas de Iguazú?

Lo que no falta en las Cataratas de Iguazú son alternativas de transporte. Funciona de esta manera. Si te gustan el alquiler de coches, sin duda será una buena idea de transporte; si quieres hacer paseos siendo buscado y dejado en el hotel, puedes comprar los paseos de las agencias. Además, puedes desplazarte en taxi, Uber y en transporte público, que es bastante eficiente.

Puedes comprar entradas en la taquilla de las atracciones, en los sitios web de las atracciones, en los sitios de las agencias y también en tu hotel, donde seguramente habrá un puesto avanzado de alguna agencia en el vestíbulo de la recepción. Algunas agencias también venden transporte compartido a las atracciones.

Si compras las entradas en línea, presta atención a las condiciones. Algunas agencias y atracciones requieren que imprimas el cupón para llevar. Cabe señalar que puedes hacer esto en la recepción de tu hotel.

El parque argentino de las Cataratas sólo vende entradas en la taquilla; siendo necesario pagar en pesos o con tarjeta de crédito.

Llegando a las Cataratas de Iguazú

Saliendo temprano, puedes hacer en el mismo día el circuito panorámico del parque brasileño, una vuelta en el Macuco Safari (compra con antelación) y salir a tiempo para visitar el Parque de las Aves, que se encuentra a un lado del parque.

Cataratas brasileñas

El parque brasileño es organizado y muy fácil de visitar. Los autobuses salen cada 10 minutos del Centro de Visitantes y te llevan hasta el restaurante Puerto Canoas. En el camino hay tres paradas: en la entrada de la Pista del Pozo Negro, en el Macuco Safari y la salida a la Pista de las Cataratas.

Salta en la parada de la Ruta de las Cataratas para hacer el circuito panorámico de 1,2 km que pasa revista a varias caídas secundarias (todas superfotogénicas) hasta llegar a la majestuosa Garganta del Diablo. Al final de la pista, una pasarela lleva hasta cerca de la catarata.

Los visitantes con limitaciones físicas pueden ir hasta el final de la línea, en el restaurante Porto Canoas, y bajar por un ascensor para recorrer la pasarela (esta ruta es accesible).

Macuco Safari

Es el complemento perfecto a la pista panorámica: se trata de un paseo en bote, por el lecho del río Iguazú, hasta cerca de las caídas de los Tres Mosqueteros.

Puedes elegir entre dos modalidades: con emoción (el bote llega más cerca de la cascada y todo el mundo se lleva un baño) o sin emoción (el bote se coloca a una distancia segura de la caída de agua y nadie se moja).

Es recomendable comprar el viaje con anticipación, ya que el número de visitantes por día es limitado. No hay, sin embargo, horario programado: el envío es por orden de llegada. Si no hay mucha cola, podrás terminar el recorrido en dos horas.

Parque de las Aves

A 500 metros del Centro de Visitantes de las Cataratas brasileñas, el Parque de las Aves es un cierre más que conveniente para el día.

Aquí se mantienen 1.400 aves de 150 especies diferentes. Tucanes, guacamayos, cotorras, guarás, arapongas, espátulas, mutuns… (y también caimanes e iguanas).

El punto más alto de la experiencia es poder entrar en los viveros con aves que no ofrecen peligro.

Cataratas argentinas

El parque argentino tiene más atractivos que el brasileño: son tres circuitos esenciales (más Gran Aventura, para aquellos que quieren una experiencia más radical que el Macuco Safari). El circuito brasileño tiene más belleza; el argentino, más adrenalina.

El hecho de que haya tres circuitos hace la visita al lado argentino más larga que la visita al parque brasileño. Sólo que, en vez de autobuses que salen a cada momento, como en Brasil, en el parque argentino el medio de desplazamiento es el tren. Es romántico y ecológico, pero hace muchos menos viajes. Resultado: colas kilométricas en las estaciones de embarque. Es común no poder embarcarse en el tren que está en la plataforma y tener que esperar hasta la próxima salida, 20 o 30 minutos después.

Gran Aventura

El esquema es el mismo: te embarcas en un camión hasta el muelle, donde te alojarás en grandes botes que llegan hasta cerca de las cascadas. En la práctica, el paseo argentino es mucho más radical que el brasileño: los botes andan a mayor velocidad, hacen dos paradas en diferentes cascadas (el Macuco es solo una) y llegan ridículamente cerca de la cascada (al punto que dan miedo).

Gran Aventura encaja mejor en un programa de visitas en dos días consecutivos al parque. Hay un límite mínimo de 12 años para embarcar (mientras que el Macuco Safari acepta niños).

Feria del Puerto Iguazú

Al final de la av. Brasil, en el centro de Puerto Iguazú, hay diversos stands venden productos artesanales argentinos, excelentes como recuerdos. Algunos puntos también funciona como bares, con una cerveza de litro y aperitivos argentinos. Funciona a partir de la media de la tarde.

Hito de las 3 Fronteras

Cada una de las ciudades de la triple frontera tiene su marco — una especie de obelisco (erigido en un lugar que puede ser visible con prismáticos). Hace algunos años, el marco brasileño fue concedido a Cataratas S. A. (la misma administradora del parque nacional), que transformó el lugar en un parque temático.

Una ciudad escenográfica reproduce, con competencia, lo que sería una misión jesuítica. Una de las edificaciones es un cine, donde pasan sesiones continuas de un cortometraje sobre la región, los indios guaraníes y la llegada de los europeos.

Después de que oscurece hay un espectáculo con una fuente de luz y, cada 3ª domingo, entre las 20 y 20: 30 hrs, se presenta un espectáculo folclórico con bailarines de Brasil, Argentina y Paraguay.

Itaipú

La segunda mayor hidroeléctrica del mundo en capacidad instalada y la primera en la producción de energía, Itaipú, se ha convertido en los últimos años en uno de los motores (ops) del turismo de las Cataratas de Iguazú.

El menú de excursiones es extenso y, si quieres hacerlo todo, puedes pasar el día entero en la planta. El Centro de Visitantes está muy bien organizado y tiene una pequeña estación de autobuses de donde salen los autobuses para los paseos. Cabe señalar que las entradas se venden con la hora marcada.

Hay dos paseos principales para elegir:

La Vista Panorámica es el paseo-estándar, que lleva hasta la zona de la presa. El guía explica los fundamentos de la generación de energía, y tienes la oportunidad de ver la presa de varios ángulos. Duración: 2 horas

El Circuito Especial es el único paseo que lleva al interior de la planta, viendo de cerca las turbinas y la sala de control. Es necesario tener 14 años para hacer el recorrido. Duración: 2h45

Los demás paseos son accesorios. Haz lo que te apetezca, pero sabiendo que ninguno de ellos es esencial para la visita.

El Ecomuseo utiliza mucha tecnología (y una enorme maqueta) para contar la historia de la región desde el período jurásico, y para mostrar cómo se realizó la construcción de la (entonces) mayor central hidroeléctrica del mundo. Duración: libre (estima quedarte un máximo de 45 minutos)

El Polo Astronómico es el planetario de Itaipu. Además del planetario convencional, con dos sesiones por día, el Polo tiene un pequeño museo sobre el Universo y un telescopio solar a disposición del público. Duración: 2 horas y media

El Refugio Ecológico es un paseo que lleva a una reserva de bosque protegida desde la construcción de la presa. Allí vas a ser conducido por un biólogo por una pista donde conocerás ejemplares de la selva atlántica y verás animales que fueron rescatados en el entorno de la central y que no tienen más condiciones para vivir en la naturaleza. La caminata, con muchas paradas y hecha casi toda a la sombra, toma alrededor de 1 hora. El paseo funciona principalmente como RP de la represa (muestra cómo la compañía es ecológicamente correcta). Duración total, con traslados: 2 horas y media.

 

3

No Responses

Write a response

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com