Área para fumadores en la avenida de Ginza, Tokio

Costumbres japonesas que te sorprenderán

La cultura japonesa es muy distinta a la occidental. Muy respetuosos y reverenciales, los japoneses tienen en el trabajo uno de los pilares de su existencia. Creen que tienen la obligación de dar la mayor contribución posible a la sociedad; ser trabajadores ejemplares.

Tal vez por eso, las relaciones interpersonales terminen por comprometerse. Es de los países con mayor tasa de suicidios; con más gente soltera; con menos sexo. Si preguntas a un japonés si tiene novia o novio, probablemente dirá que “no tiene tiempo” para ello. Trabajo, trabajo, trabajo…

En pocas palabras, lo colectivo está antes que el individual. Y eso se nota en el respeto por el bien común, en el respeto por el prójimo, en los comportamientos que se observan en el público en general.

A este respecto, y sin pretender ser una guía de buenas maneras o algo similar, he aquí algunas costumbres japonesas sumamente útiles que tienes que saber antes de visitar Japón.

1. Reverenciar es casi un arte

En Japón, el acto de inclinarse ante alguien es casi un arte y denota respeto y consideración por el interlocutor. A pesar de no ser requerido a quien visita el país para que lo haga a la perfección, es de buen tono que respete la costumbre. Así, para los turistas, una inclinación simple de la cabeza bastará para saludar a alguien. Tanto para con el empleado de una tienda como con alguien más distinguido.

2. Nadie habla en el metro

Nadie hace ruido en el metro. Por cierto, nadie habla o atiende el teléfono, especialmente en espacios públicos con mucha gente, como el metro, tren o autobús. ¡Es increíble!

Esto es porque, la cultura japonesa está centrada en lo colectivo, no en el individuo. Atraer la atención sobre sí mismo, individualmente, es una línea roja que no se debe sobrepasar. Es por esta razón que, por ejemplo, no se ve a gente a limpiarse la nariz en público. En esto, como en todo lo demás, mi consejo es siempre el mismo: compórtate como los locales.

3. No se fuma en la calle

No tenía idea que no se podía fumar en los espacios públicos japoneses, pero es verdad. Incluso hay ciudades con barrios enteros señalados como libres de humo; entre los cuales, normalmente, hay zonas turísticas y centros históricos. Y no estoy hablando del interior de los templos y otros santuarios; sino de las calles, los paseos, los jardines (antes de que preguntes, la respuesta es no; no puedes sentarte en un banco de jardín y fumar).

Dicen los japoneses que el cigarrillo es como un arma. Que la punta de un cigarrillo encendido se encuentra a cientos de grados centígrados, y a la misma la altura de la cabeza de un niño y, por eso, es un peligro. Es una argumentación válida pero yo creo que no se fuma en la calle, antes de todo, por una cuestión de respeto por el prójimo; en la lógica de que nadie tiene que ponerse al día con el humo de los otros. Y así, nadie fuma.

Para un fumador medio, es una cuestión de hábito. Reconozco que, a veces, puede ser frustrante querer fumar y no encontrar un sitio apropiado; pero resistirse es una cuestión de respeto por las normas y costumbres del Japón.

Ten en cuenta que hay algunas (pocas) zonas específicas para fumadores en la vía pública (junto a las estaciones de metro, por ejemplo), pero los puntos de humo más frecuentes son las entradas de los supermercados como el Family Mart. ¡Sin duda la salvación de los fumadores!

4. No hay cubos de basura en las calles

En la cultura japonesa, la basura es llevada a la casa de cada uno, razón por la cual no se encuentran los cubos de basura en las calles. La excepción son los supermercados y tiendas de conveniencia que, por regla general, tienen cubos de basura en el exterior.

5. Los japoneses utilizan cubre bocas

En la calle, en el metro, en cualquier parte donde hay grupos de personas. Sí, es probable ver a mucha gente con cubre bocas en la cara; pero lo curioso es que las utilizan, no para defenderse, sino para evitar contagiar a los demás. Estando enfermos, la preocupación es no contagiar a otras personas. Ahí está: el respeto por el otro; pensar en el colectivo.

Área para fumadores en la avenida de Ginza, Tokio

Área para fumadores en la avenida de Ginza, Tokio

6. Sorber los tallarines con ruido es normal

En lo que toca a la etiqueta en la mesa, no tengas vergüenza al sorber los tallarines – sea pasta udon, ramen o soba – y hacer ruido al comer. Por el contrario, en Japón se considera de buena educación hacerlo, porque demuestra lo mucho que estás disfrutando de la comida.

A propósito, hay otras dos pequeñas cosas que debes tener en cuenta durante una comida. En primer lugar, la servilleta que te ofrecen en el inicio es para limpiarte las manos antes de empezar a comer; no la utilices durante la comida para limpiar la boca. Segundo, nunca debes dejar los palillos verticalmente en un bol de arroz; es muy poco elegante, por hacer recordar a los funerales.

7. Ofrecer propina es insultante

Una vez, junto al Castillo de Matsumoto, un anciano amable se ofreció para mostrar el castillo. A pesar de tener un letrero diciendo que las visitas guiadas eran gratuitas, muchos turistas lo sospechaban. La conversación con él terminó por enfatizar no sólo que sus servicios eran gratuitos (que era un jubilado voluntario que lo hacía por placer), sino que también se negaba a propinas.

Viene esto a propósito del hecho de que, en Japón, tratar de ofrecer propina es considerado un poco grosero, casi insultante. No hagas eso. Ya sea en un taxi, restaurante o guía turístico.

8. Debes usar zapatillas en casa, pero no en el tatami

Todo el mundo sabe que en Japón debes quitarte los zapatos al entrar en casa; y que hay zapatillas disponibles para usar en casa o en los hoteles. Lo que probablemente no sepas es que hay otras zapatillas, diferentes, para usar únicamente en los cuartos de baño. O sea, entras en casa y te cambias los zapatos por un par de zapatillas; y cuando vas al baño deja las zapatillas a la puerta y tomas otras para ingresar.

Más importante, nunca, nunca use zapatillas cuando pises un tatami, el suelo utilizado en la mayoría de las casas y hoteles japoneses. ¡Siempre ingresa descalzo!

9. Los retretes japoneses hacen ruido para que nadie escuche lo que estás haciendo

Sí, todo lo que has oído sobre los retretes japoneses es verdad. Son electrónicos, térmicos, tienen chorros dirigidos, música ambiente y ruidos fuertes para aumentar la “privacidad”. No vale la pena explicar mucho, lo mejor es viajar a Japón y experimentarlo.

2

No Responses

Write a response