Fotografía de Kanazawa

Kanazawa, lo mejor del turismo gastronómico en Japón

La ciudad de Kanazawa tiene un jardín afamado, un mercado de pescado que es una perdición, cafés modernos y acogedores restaurantes del otro mundo y hasta museos que a cualquiera de nosotros le resultarán, sin duda, sumamente interesantes. Kanazawa es una ciudad que alberga un buen número de sorpresas para sus visitantes; y es una lástima que no sea tan visitada como otras urbes de Japón.

Qué hacer en Kanazawa

1. Mercado Omicho

Cariñosamente apodado “Cocina de Kanazawa”, el Omicho está en funcionamiento continuo desde hace más de 300 años y tiene un papel central en la cultura gastronómica de la ciudad. Y fácilmente, el Mercado Omicho puede ser considerado como el más interesante mercado de pescado de Japón.

A diferencia de Tsukiji, en el interior del Mercado Omicho, casi no hay turistas visitando el mercado de Kanazawa. Puedes dar varias vueltas por sus calles interiores, sin rumbo aparente, observando los quioscos que venden numerosas especies de peces y otros animales marinos, así como verduras, carnes y pescado seco. Todo muy policromático y atractivo. Todo muy fresco y apetecible.

Existe una estrecha relación de la ciudad con el mar; y la calidad extraordinaria de los peces que allí se consume es incomparable. Hay quien dice, incluso, que el mejor restaurante de sushi de Japón se encuentra en Kanazawa. Aquí encontrarás cangrejos como un ingrediente típico y abundante en Kanazawa. Verás cangrejos gigantes en el mercado de Kanazawa, algunos de los cuales llegan a costar más de 100€ la unidad. Afortunadamente, es posible comer bien en el Mercado Omicho sin gastar fortunas; y sin duda es algo que debes de aprovechar.

2. Comer sushi y ostras en el mercado

Además de observar los puestos de Mercado Omicho, planifica un poco de tiempo para disfrutar con las comidas. Sí, es posible comer sushi bueno y barato; y aún probar otros alimentos como las ostras, huevas de erizos de mar y cangrejos.

La visita al Mercado Omicho tiene mucho más interés, si te dejas llevar por la gastronomía local y pruebas algunas de las delicias que se encuentran disponibles en el mercado. No todas tienen, digamos, buen aspecto, pero no hay nada mejor que un poco de arrojo gastronómico en una ciudad como Kanazawa. Y, para postre, lo ideal es salir del mercado y visitar un café muy especial.

3. Café en el Curio Espresso and Vintage Design

El café Curio Espresso and Vintage Design es uno de esos cafés increíblemente acogedores, donde apetece quedarse, sin prisas ni horarios, a tomar un cafe latte. Es gestionado por un matrimonio muy simpático: él, estadounidense natural de Seattle; ella, japonesa que vivió muchos años en Seattle, donde se conocieron.

El Curio puede ser utilizado como parada para el descanso y el café después de la visita al Mercado de Omicho (y lo que te recomendamos hacer), o como base para el desayuno. Tiene también sándwiches, en caso de que el sushi y las ostras en el Mercado de Omicho no sean lo tuyo. Tómate el tiempo que quieras, porque estás en uno de los mejores cafés que puedes conocer en Japón. ¿Próxima parada? Museo de Arte Contemporáneo de Kanazawa.

4. Museo de Arte Contemporáneo

Para llegar al Museo de Arte Contemporáneo de Kanazawa, puedes hacer uso del Japan Rail Pass y tomar un autobús de la empresa JR a coste cero. No es que vayas a ir extraordinariamente lejos pero si es que te encuentras con lluvia y viento, puede ser que el paseo no sea tan agradable.

Además del edificio, de forma circular y adornado por el revestimiento de vidrio y los tonos blancos de todo el resto, en el museo – que también se llama Museo del Siglo 21 – podrás encontrar exposiciones de arte contemporáneo muy interesantes.

Todo sumado, podrás pasar un par de horas en el interior del más cotizado museo de Kanazawa. Y estamos seguros que si te agrada el arte te encantará.
El museo tiene sitio oficial en: www.kanazawa21.jp

Fotografía de Kanazawa

Fotografía de Kanazawa

5. Museo De D. T. Suzuki

El Museo Suzuki es único. Por cierto, no es un museo, sino más bien un espacio. Un espacio de contemplación. Un espacio casi vacío. Para estar. Para meditar. Para escuchar el silencio (o, en nuestro caso, la lluvia).

Me explico.

Daisetz Teitaro Sukuzi fue un filósofo budista de renombre mundial nacido en la ciudad de Kanazawa, y el museo es el lugar donde se puede tomar contacto con sus ideas. El mundo de D. T. Suzuki se presenta en un escenario que emana tranquilidad. Las líneas rectas, el agua, los espacios abiertos, la iluminación difusa, son las características principales de este sitio.

Este museo no es un lugar pensado sólo para mostrar exposiciones. Es también pensado para que los visitantes puedan encontrarse con Daisetz Suzuki de mente abierta, por la forma de ser inspirados a contemplar en sus propios pensamientos mientras recorren el Espacio de Exposición.

Así mismo, podrás apreciar exposiciones, conocer más sobre la vida de Sukuzi y, al final de la visita, llegarás al Espacio de Contemplación, una sala cuadrangular prácticamente vacía, con grandes aberturas laterales para el exterior. En el centro, sólo encontrarás un banco; este es el mejor sitio donde los visitantes son invitados a reflexionar, meditar y detener el tiempo.

El Museo de D. T. Suzuki es, probablemente, uno de los museos más enigmáticos del mundo. Saldrás de allí casi en estado zen.

6. Jardín Kenrokuen

Considerado como uno de los Tres Grandes Jardines de Japón, el Kenrokuen es una visita obligatoria durante tu paso por Kanazawa. El jardín se encuentra fuera de las puertas del Castillo de Kanazawa, no muy lejos del Museo de Suzuki.

Dentro del jardín, hay muchas y bien cuidados árboles y arbustos, algunos arroyos y un lago muy agradable, una fuente emblemática, algunos templos donde impera la sencillez y hasta una casa de té.

Habrá una cosa que sin duda llamará tu atención mientras paseas en el jardín (que te recomendamos visitar en invierno): la yukitsuri. Se Trata de una técnica japonesa que utiliza cuerdas atadas en forma de cono para proteger a los árboles de los grandes nevadas invernales. Este es un jardín con gran dedicación y esmero en el que podrás caminar y relajarte a tu antojo.

7. Barrio Higashi Chaya (distrito de las geishas)

Higashi Chaya es un barrio relativamente pequeño, con calles empedradas, algunas peatonales y casas de madera tradicionales, propiedad de familias japonesas que aún hoy las habitan. Algunas de estas casas funcionaban como casas de geishas – es el caso de la Ochaya Shima. Paseando por Higashi Chaya durante el día, puedes – y debes – visitar una de ellas. Sólo así es que este guión de un día en Kanazawa puede terminar por calificarse de perfecto.

1

No Responses

Write a response