Templos de Kyoto

Los mejores templos de Kyoto para visitar

Hay más de 1.600 templos en Kyoto, un número impresionante que se opone a cualquier veleidad de conocerlos a todos. Es, por tanto, indispensable elegir bien los templos que deseas conocer en esta, una de las ciudades más visitadas de Japón.

He aquí los mejores templos en Kyoto que te recomendamos visitar:

Kinkaku-ji, el Templo del Pabellón Dorado de Kyoto

El Kinkaku-ji o Templo del Pabellón Dorado, situado en Kioto, es uno de los monumentos catalogados como Patrimonio de la humanidad en Japón.

Es frustrante no poder entrar en el edificio, pero no hay como negar la distinguida belleza del Templo Kinkaku-ji, popularmente conocido como el Templo del Pabellón de Oro. En realidad, oficialmente el templo se llama Rokuon-ji, pero al parecer nadie lo conoce por su nombre. No importa.

Así que si entras en los jardines del complejo, considerados como la representación de la “tierra pura de Buda en este mundo”, hay un lago que separa el visitante del Kinkaku-ji. Y ahí es donde la magia sucede. Los reflejos del templo en las aguas tranquilas dibujan una postal única.

Todo el pabellón, con excepción de la planta baja, está cubierto por una lámina de oro puro. De ella emana un amarillo brillante, casi incandescente, que ilumina el lago, calienta el ambiente y emociona la mirada.

El Templo Kinkaku-ji es parte de la lista de Patrimonio Mundial en Japón y debe formar parte de cualquier itinerario por la ciudad de Kyoto.
Combine la ida al Templo del Pabellón de Oro con la visita al jardín zen del Templo Ryoan-ji.

El Templo Ryoan-ji

Situado muy cerca del Pabellón de Oro, el Templo Ryoan-ji se complementa perfectamente con la visita a la zona noroeste de la ciudad de Kyoto.

El Ryoan-ji o Templo del Dragón de la Paz, es un templo zen que vale visitar, sobre todo, por su karesansui. Son, por regla general, “jardines de piedra” construidos de forma armoniosa sólo con grava y rocas y, a veces, algunos elementos verdes como el césped o arbustos pequeños. No tienen agua, y se basan en los principios japoneses de la sencillez, elegancia y contención.

Es el caso del jardín zen del Templo Ryoan-ji. Sin duda alguna, uno de los lugares ideales para meditar en Kyoto.

Templos de Kyoto

Templos de Kyoto

El Santuario Fushimi Inari Taisha

Uno de los ex-libris de la ciudad de Kioto, el Templo de Fushimi Inari se encuentra en las estribaciones del Monte Inari, ya en las afueras de Kyoto, y es uno de los principales santuarios sintoístas, no sólo de la ciudad, sino de todo Japón. Sobre todo, es más famoso por los senderos de montaña que se encuentran flanqueados por miles de toriis rojos y por el templo propiamente dicho.

Según consta en el folleto oficial, el rojo vivo “expresa el poder de Inari Okami, el Dios de las cosechas”, y por eso es muy utilizado en los edificios y en los toriis de los santuarios. Inari, por cierto, es el lugar de peregrinación por parte de quien busca “cosechas abundantes, prosperidad en los negocios y la seguridad de su familia”. Los turistas, por supuesto, llegan atraídos por la fotogenia de los toriis; como seguramente será tu caso. Ya que constituyen un paisaje bastante particular.

El Templo Kiyomizu-dera

El Templo de Kiyomizu-dera es uno de los templos budistas más visitados de la ciudad de Kyoto. Y puede ser una de las mayores sorpresas de la ciudad.

En realidad, el interés de la visita a Kiyomizu-dera comienza mucho antes de la llegada al templo. El camino se hace por las callejuelas empinadas y pintorescas de Higashiyama, hasta llegar junto al Templo Niomon. Para subir hasta el Kiyomizu-dera propiamente dicho, deberás pasar por varios otros templos de menor dimensión. Esto es porque el complejo de templos es grande, con muchos edificios dispersos, separados por espacios verdes y muchas escaleras.

Finalmente al llegar, te recomendamos dirigirte al lugar más famoso de Kiyomizu-dera: su terraza de madera. La plataforma está colocada en el exterior del hall principal del templo, separada por una buena docena de metros del suelo, y unas vistas increíbles sobre la ciudad de Kyoto. Y dicen que en épocas del año como primavera y otoño se pueden obtener las mejores vistas, ya que las colinas que rodean el Templo Kiyomizu-dera son una explosión de color que debes de aprovechar si es que visitas la ciudad de Kyoto en estas fechas.

Si descuentas las multitudes, es sin duda uno de los más sorprendentes templos de Kioto.

Si es posible, combina la visita al Templo de Kiyomizu-dera con la exploración de los barrios Higashiyama – tradicional y fotogénico – y de Gion, el barrio de las geishas de Kyoto.

Templo Otagi Nenbutsu-ji

Para terminar, una propuesta completamente distinta: un templo por el momento poco visitado y, digamos, muy extraño. El Otagi Nenbutsu-ji es conocido como el “templo de las 1.200 estatuas”, esculturas, todas distintas y que representan a los discípulos de Buda. Hay caras de miedo, queridas, extrañas, divertidas, intrigantes, misteriosas. Caminar por entre ellas es, al mismo tiempo, extraño y divertido.

No dejes de visitar el Templo Otagi Nenbutsu-ji, y aprovecha este recorrido en Arashiyama para coordinar la visita con otras atracciones de la región. Como el Bosque de Bambú o el Templo Tenryu-ji.

2

No Responses

Write a response