Muscat: la simpática capital del sultanado de Omán

Muscat: la simpática capital del sultanado de Omán

Muscat, o Mascate, capital de Omán, este año continúa en alta, así como otros destinos de Oriente Medio, que ha despertado cada vez más la curiosidad de los turistas internacionales.

A pesar de no tener un acceso fácil, la ciudad balnearia funciona como puerta de entrada para quien desea conocer la región y ofrece atracciones naturales e históricas.

En el paisaje, playas, montañas y dunas componen el escenario de esta pequeña capital – a pesar de ser la mayor ciudad del país -, que mantiene el clima hospitalario y atrae a sus visitantes con sencillez y simpatía.

En la arquitectura, hay pocas construcciones suntuosas, y tal vez por eso mismo ellos te llamen más la atención. Destaca la Gran Mezquita del Sultán Qaboos, el punto más visitado de Muscat. Imponente, es considerada la tercera mayor mezquita del mundo y muestra los detalles ricos, como su cúpula dorada – que puede ser vista y fotografiada en casi todos los rincones de la ciudad –, o la alfombra persa, que tardó cuatro años para ser confeccionado en Irán.

La mezquita se encuentra en la zona de Al Ghubrah Al Janubiyyah, a unos 25 kilómetros del Puerto de Mutrah. Para entender esta geografía, vale pensar que Muscat es como una ciudad dividida en tres. Hay en la ciudad vieja, la parte de Mutrah, más comercial, donde se encuentra el mercado (zoco) y Ruwi, que es la parte más moderna de la capital.

Y por hablar en el mercado, también merece una parada. Bien al estilo de los bazares de todo el Oriente Medio, el Zoco de Mutrah es como un laberinto de puestos que venden de todo un poco. Son los zapatos y telas árabes, recuerdos de viaje, artículos de decoración y algunas chucherías que llegan a parecer útil en las manos de los vendedores más asiduos.

Muy cerca del mercado se encuentra uno de los símbolos principales del país: el corniche. El lugar es como un paseo frente al mar, donde es posible observar los contrastes naturales de Muscat y deleitarse con el paisaje local.

Otro punto que llama la atención en la ciudad es el palacio del sultán, el Qasr Al Alam. De reciente construcción, de 1972, el edificio se vuelve importante por ser la dirección oficial del sultán, pero también se destaca por su diseño. Colorido, el palacio representa algunos de los tesoros del lugar: el azul representa el cielo y el mar de Omán, mientras que el oro representa el sol y la riqueza del petróleo.

Por su parte, la Royal Opera House se destaca, no solo por la belleza de su construcción, que fue la primera gran ópera del Oriente Medio, pero también por su pasado, que ya ha tenido presentaciones como Plácido Domingo y Andrea Bocelli. Con 80 mil metros cuadrados, el complejo recuerda el formato de una fortaleza, es imponente y simple por fuera, pero muy decorado en el interior. El lugar alberga el Caramel, uno de los principales atractivos de la noche en la ciudad.

Considerado como un oasis, Muscat también guarda playas que merecen una visita. La más visitada es la Shatti al-Qurum, a 15 kilómetros de Muttrah. Allí, es posible hacer un paseo, jugar al fútbol en la arena o simplemente relajarse disfrutando de la puesta del sol.

3

No Responses

Write a response

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com