Portada República Dominicana

República Dominicana, cruce de culturas

Playas idílicas y precios muy accesibles han hecho de la República Dominicana uno de los destinos principales del Caribe. Claro, que también quedan rincones escondidos, paseos mágicos en los que rememorar los tiempos en que Cristóbal Colón descubrió el Nuevo Mundo.

Numerosos operadores turísticos proponen, en efecto, estancias “todo incluido”, es decir, todo lo que necesitaremos: vuelo, alojamiento y manutención a unos precios que desafían a toda la competencia que existe en estos destinos. Este tipo de viaje responde perfectamente a los deseos de aquellos que quieren descansar y pasar su tiempo libre en lugares exóticos como Punta Cana, Cabarete o Samaná.

Para los viajeros con tendencia a hacer de trotamundos, es necesario saber que la República Dominicana ofrece también la posibilidad de salir del esquema “cama-cocotero-comida-playa”. Sus números parques nacionales, clasificados como espacios protegidos que deben recorrerse a pie o en barco. En concreto, el parque nacional los Haitises, que ofrece un paseo animado sobre el agua a través de los manglares y el parque nacional Armando Bermúdez, en el que podremos examinar el pico Duarte, cumbre de las Antillas con una altitud de tres mil metros.

Cayo levantado en República Dominicana

Cayo levantado en República Dominicana

Deportes y cultura en la República Dominicana

La República Dominicana puede ser un destino deportivo, en concreto por sus posibilidades de practicar deportes náuticos: surf, vela, buceo… A nivel cultural, la República Dominicana ofrece una mezcla entre la cultura taina, la europea y la de las Antillas. La primera es resultante del pueblo primitivo que pobló la isla de la Española antes de ser descubierta por Cristobal Colón en 1492. El segundo procede de la conquista española y la tercera influencia africana emana del periodo esclavista. El mismo concepto que en el resto de países del Caribe. El resultado de toda esta mezcla cultural puede encontrarse en los museos y en la atmósfera general del país.

San Domingo es precisamente un destino privilegiado para descubrir las impresiones dejadas por los tainos y los españoles. No os perdáis la oportunidad de pasear por la zona colonial y visitar el museo Taino para impregnarse de la historia nacional de este país. Por último, no olvidéis bailar merengue y bachata en cualquiera de los sitios del país, como tampoco podéis dejar de probar las especialidades locales: el ron y los puros.

8

No Responses

Write a response