Sudáfrica: Emoción, confort y el lujo de los safaris

Sudáfrica: Emoción, confort y el lujo de los safaris

Uno de los principales destinos turísticos del continente africano, Sudáfrica es una de las mejores opciones para un safari fotográfico – llamado game drive – que lleva a los visitantes a emocionantes paseos a través del hábitat de los mayores y más feroces ejemplares del reino animal.

El país tiene varias reservas públicas y privadas. Para ayudar a financiar el trabajo de preservación del ecosistema, todos los turistas extranjeros pagan una tasa de conservación para entrar a las reservas. En el caso del parque Kruger, por ejemplo, el valor diario por persona es de alrededor de $76 dólares. Pero este es un gasto de dinero que se hace con gusto, ya que sin duda nadie se va a quejar del desembolso después de ver al primer animal.

El destino más común de los visitantes en Sudáfrica es el famoso – y muy grande – Kruger National Park, distante a unos 390 kilómetros de la capital sudafricana. Con casi 2 millones de hectáreas, el parque creado en 1989, cuenta con más de 140 especies de mamíferos, más de 500 de aves, reptiles, anfibios, peces y una rica flora. La infraestructura es buena con carreteras asfaltadas bien conservadas y de opciones de alojamiento que van desde áreas de camping hasta alojamientos confortables. En él, los visitantes pueden seguir en sus propios coches por zonas y rutas determinadas, en los llamados self drive safari. También pueden contratar tours acompañados por un ranger – profesionales con mucho conocimiento de la fauna y flora de la región y que actúan simultáneamente como conductor y guía – y un tracker – ese hombre que va sentado en la silla sobre el capó en la parte delantera de los coches y que conoce como nadie los animales.

Pero aquellos que buscan la emoción de un safari sin renunciar a la comodidad, es mejor optar por una de las reservas privadas y las vecinas del Kruger. Son varias las ventajas, entre ellas la posibilidad de elegir el tipo de alojamiento que más se adapte a tu estilo y gusto. Otra importante diferencia es que en el parque nacional, los vehículos con tracción en las cuatro ruedas no pueden salir de los caminos marcados, mientras que en las áreas particulares entran literalmente en el bosque en busca de los animales. Los coches también son menores y transportan un número menor de personas, haciendo de esta una experiencia más personalizada.

Kapama Private Game Reserve

Una buena sugerencia está situada en Hoedspruit, ciudad ubicada en el noreste de Sudáfrica, cerca de la frontera con Mozambique. Distante a unos 600 kilómetros de Johannesburgo, el recorrido puede ser cubierto en sólo 50 minutos a bordo de un turbohélice de South African Airways (SAA), con capacidad para 50 personas. Cuando el avión comienza a perder altitud, momentos antes del aterrizaje, los pasajeros más atentos y sentados al lado de las ventanas pueden ver grandes animales, como elefantes y jirafas. El aterrizaje sucede en Eastgate Airport, pequeño y totalmente integrado en el lugar. Sus pistas son grandes, señalizadas y seguras, pero las instalaciones son pequeñas y están decoradas como una gran cabaña en la selva. Y se engaña quien piensa que realizar un safari implica estar privado de confort. En Kapama Private Game Reserve, por ejemplo, los turistas encuentran una gran variedad de animales y aves, revelando la verdadera esencia del continente africano. Ubicada en la provincia de Limpopo, entre las montañas de Drakensberg y el parque Kruger, la reserva de 13 mil hectáreas alberga más de 40 especies de mamíferos y cerca de 350 de aves.

El nombre Kapama viene de un rey Swazi, cuya tribu habitaba la región en la década de 1880. En la gran área de tierras conservadas y cuidadas con esmero por sus propietarios y empleados, los visitantes encuentran cuatro tipos diferentes de alojamientos de lujo: Buffalo Camp, Southern Camp, River Lodge y Kapama Karula; que se complementan a la perfección y ofrecen una variedad de habitaciones cómodas y sofisticadas, junto con tratamientos de spas africanos de lujo.

Buffalo Camp – Grandes tiendas de campaña disponen de una completa infraestructura y montadas sobre estructuras de madera, elevadas del suelo.

Kapama Southern Camp – Veinte y cinco confortables habitaciones equipadas con aire acondicionado, teléfono, acceso a internet, ducha de agua caliente (interior y exterior), jacuzzi y hasta chimenea.

Kapama River Lodge – Con 64 habitaciones es el más accesible y cuenta con piscina comunitaria y una exclusiva para los clientes del spa.

Kapama Karula – Que significa “lugar de paz”, tiene diez habitaciones y dos cómodas tiendas de campaña de lujo estándar 5 estrellas. Se encuentra a orillas del Río Klaserie, permitiendo a los huéspedes disfrutar de un escenario ideal para observar a los animales salvajes que salen de la mata para beber agua.

Los alojamientos de la reserva Kapana agradan desde familias hasta parejas en luna de miel, que pueden disfrutar de las noches románticas en la cama de dosel iluminada por antorchas instaladas en la parte superior de una plataforma, con hermosas vistas, disfrutar de un cóctel y una cena íntima. El River Lodge, en particular, atiende bien a los grupos familiares con niños.

 

4

No Responses

Write a response

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com